martes, 19 de junio de 2018

Andrés Guardado vivió toda una travesía para llegar a ser un referente del Tri.

Andrés Guardado vivió toda una travesía para llegar a ser un referente del Tri. Colombia vs Japon 2018

En una entrevista para el sitio The Player's Tribune, el mediocampista mexicano reveló los contrastes en su carrera internacional como seleccionado, situaciones que siempre fueron de la mano con la cariñosa incredulidad de su padre.

"Mi padre tiene una manera graciosa de felicitarme cuando logro algo grande: se hace como que nunca sucedió.

"Recuerdo cuando me llamaron por primera vez a jugar con el Tri. Tenía 19 años. ¿Te imaginas mi orgullo de formar parte de la selección mayor? Estaba en el cielo. Por supuesto, tenía que decírselo a alguien. Así que le hablé a mi padre.

"Papá, voy a jugar con la selección".

"'Nah', me dijo. 'No inventes'", explicó Guardado.

El "Principito" reconoció que su ascenso en la Selección fue más rápido de lo que esperaba.

"Mira, retrocedamos un poco: Tres años antes de jugar el Mundial con México, yo ni siquiera estaba jugando futbol.

"Bien loco, ¿no? O sea, ¡ni siquiera había jugado un solo partido juvenil para México! La gente decía: 'Espérate, este chico no fue al Mundial Sub-17 ¿pero ahora está en la selección mayor?'.

"Y luego vino el Mundial del 2006. Todavía no había jugado un juego oficial con México y ahora estoy convocado al equipo final. De repente estaba en Alemania, en un campo de entrenamiento con jugadores que había visto en la televisión, como Claudio Suárez y Rafa Márquez", comentó el tapatío.

El ahora mediocampista del Betis de España recordó que jugar en el Mundial de Alemania 2006 fue toda una sorpresa para él.

"Ricardo La Volpe no me había dicho nada. Ni una pista en el entrenamiento. Ni una palabra. Nada. No había jugado en ninguno de los partidos de la Fase de Grupos. Pero entonces, justo antes de nuestro partido de Octavos de Final contra Argentina, lo escuchamos mientras nombraba a la alineación. Bueno, yo apenas lo estaba escuchando, la verdad básicamente estaba recargado, mirando al aire, dejando que mi mente se desviara.

"Y luego, de repente, lo escucho. '¡Guardado!'. Me enderecé. ¿Perdón, qué? Tal vez hubo un malentendido. ¿Qué fue eso? Quería preguntarle al de al lado si realmente había dicho mi nombre, no lo creía. Pero lo había dicho. Estaba realmente en la alineación. En el autobús del equipo, llamé a mi papá. Hombre, casi estaba susurrando".

Guardado reconoció que su andar en el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Eliminatoria para Brasil 2014 fueron complicados.

"Sudáfrica fue genial, pero sólo fui titular en dos partidos y me sacaron temprano en ambos. Pensé que ese sería mi Mundial, ¿sabes? Que ahora, con cuatro años más a mis espaldas, iba a ser importante. Pero, incluso cuando jugaba bien nuestro entrenador, Javier Aguirre, me sacó sin explicación. Fue muy duro para mí, e incluso empecé a preguntarme si tenía algo personal en mi contra. Me dejó con mal sabor de boca.

"Peor aún, para el próximo Mundial en Brasil, en 2014, estuve a punto de perder todo. Nuestra clasificación fue desastrosa y no me convocaron para los juegos finales. Afortunadamente, logré estar en el equipo, y aunque perdimos contra Holanda en Octavos de Final, jugamos un gran torneo".

El capitán tricolor no dudó señalar que el Tri logrará una actuación destacada en Rusia 2018.

"Tenemos un gran grupo de jugadores que están en la cima de sus carreras y que se conocen bien, pero también tenemos a todos estos jóvenes que todavía están arañando la superficie de su capacidad. Es esta mezcla especial de continuidad y potencial. No creo que hayamos tenido nunca un equipo como éste.

"Muchos de nosotros, los jugadores mayores, sabemos que este Mundial puede ser el último. Nos decimos unos a otros, 'es ahora o nunca'. Espero que podamos cumplir, porque significaría mucho para México. Ya me imagino a todo el país celebrando", puntualizó.

Aunque el triunfo más grande será arrancar los aplausos de su padre.

"Y si le preguntas, estoy seguro de que estará orgulloso de la persona que soy hoy. Puede que no siempre lo diga al principio. Pero en el fondo, sé que lo está".